HomeAulas AbiertasArtículoEl deporte cubano en crisis
Deporte cubano -imagen

El deporte cubano en crisis

Cuba desde 1959 experimentó un crecimiento vigoroso en su movimiento deportivo, auge que la llevó a ocupar el segundo lugar en el continente, sólo superada por los Estados Unidos de América, pues el castrismo invertía cuantiosos recursos en el deporte con una marcada intención política. Los éxitos se reiteraron por décadas en el beisbol, boxeo, voleibol y atletismo, pero desde hace varios años es evidente la crisis en el deporte cubano, apreciable por los pobres resultados en competencias internacionales de primer nivel.

El boxeo todavía exhibe un alto nivel competitivo, pero Cuba ya no obtiene los mismos resultados que años atrás debido a la calidad que han alcanzado en este deporte países como China, Rusia, Uzbekistán, Kazajistán y otros.

El declive es evidente en el beisbol. Durante años Cuba ocupó el primer lugar en todas las competencias internacionales, al extremo de ganar más de veinticinco campeonatos mundiales y tres medallas olímpicas. Pero entonces el país competía con un equipo realmente profesional frente a otros aficionados, formados por estudiantes de universidades. Cuando los profesionales fueron autorizados a participar en esas competencias se demostró que la presunta superioridad cubana no era tal. Después de haber ocupado el segundo lugar en el primer Clásico Mundial de Beisbol, Cuba ha ido descendiendo vertiginosamente, al extremo de que en el último Clásico ni siquiera clasificó para los cuartos de final. La fuga de peloteros cubanos hacia las grandes ligas norteamericanas y la pésima estructura y organización de la serie nacional han propiciado el debilitamiento de este deporte, a lo que se une la poca atención que se presta a su práctica masiva, sobre todo entre niños, adolescentes y jóvenes.

El mismo declive se aprecia en el atletismo. Si durante las décadas de los años sesenta, setenta y ochenta del pasado siglo Cuba contó con grandes figuras en la velocidad hoy no es así. En otras disciplinas tampoco contamos con numerosas figuras de calidad y sólo algún que otro deportista obtiene triunfos ocasionales. Los resultados en los últimos campeonatos mundiales de atletismo demuestran su estado calamitoso.

En cuanto al voleibol, luego de que por décadas el país fuera un referente internacional, sobre todo en la rama femenina, hace rato que ninguno de los equipos de ambos sexos obtiene algún éxito de relevancia en competencias de primer nivel.

La crisis se extiende a la natación y otros deportes náuticos donde los triunfos de los deportistas cubanos son una rareza.

La causa principal de esta lamentable situación estriba en la crisis económica que padece el castrismo luego de la desaparición de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), la cual subsidiaba con enormes cifras de dinero a la economía cubana. Al dejar de recibir ese financiamiento y depender el movimiento deportivo cubano de lo que puede aportar la economía doméstica, el gobierno no pudo asignar los mismos recursos que antes al desarrollo del deporte, convertido en una punta de lanza de la propaganda política del castrismo. Ello provocó el deterioro de numerosas instalaciones deportivas, la imposibilidad de sufragar la participación de deportistas cubanos en competencias internacionales y de adquirir medios indispensables para el sostenimiento de la calidad alcanzada anteriormente.

Todo ello, sumado a la indetenible fuga de talentos determina que la crisis que padece el deporte cubano resulte un fenómeno de difícil solución.

Rate This Article

Miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en Guantánamo. Considero que la función de un bloguero es importante porque plasma una serie de acontecimientos y noticias de carácter social y político.

hcouto@aulasabiertas.net

No Comments

Leave A Comment