HomeAulas AbiertasArtículoEl mito de la medicina en Cuba
El mito de la medicina en Cuba - imagen

El mito de la medicina en Cuba

Desde que nacemos escuchamos siempre decir: “la salud en Cuba es gratis” o “Cuba: potencia médica” entre otros muchos “lemas” que nos han predispuesto hacia una dirección que le ha resultado favorable al gobierno cubano. La verdad es que nunca hemos tenido que pagar ni un céntimo por cualquier consulta médica, ni tampoco por la tecnología que se pone en función de la medicina. Es un derecho de cada cubano ser atendido a cualquier hora y bajo cualquier circunstancia hasta en los lugares más insospechados de nuestra geografía nacional, así es además el contar con un médico de familia cada “equis” número de habitantes y recibir de ellos una atención diferenciada basada en la cercanía y el conocimiento de los pacientes pertenecientes al área.

Y como el papel aguanta cualquier cosa –el pobre- pues podíamos seguir enumerando los abundantes beneficios que nos ofrece el programa médico en Cuba a los cubanos. Pero, en este “sofisticado” y “humanista” programa irónicamente ocurre que cuando salgo de una consulta arrastrado por alguna dolencia que necesita tratamiento médico redirijo mis pasos a la farmacia más cercana. Luego de una larga espera en la fila organizada por otros como yo me enfrento a la cruda realidad de que no está el medicamento que necesito, así como tampoco está en toda la red de farmacias de la ciudad. ¿Me pasa sólo a mí? No. Igual sucedió con tantos otros antes que llegara mi turno para la decepción, o frustración, o impotencia.

Las medicinas en las farmacias de Cuba están de vacaciones, se han tomado un largo descanso y se olvidaron de que tienen ciertas responsabilidades que cumplir con el pueblo cubano. No llegaron a su destino por motivos que confieso aún debo investigar, quizás decidieron visitar alguna playa paradisíaca, pasear por Europa, hacer safari en África…

Si recibí noticias de sus masivas apariciones por Venezuela, las muy inconsecuentes prefirieron acompañar a los accesorios y equipamientos completos para los centros médicos en Bolivia, porque refirieron sentirse más completas e importantes acompañadas de los correctos procedimientos que se deben llevar a cabo como estrategia para el saneamiento de cada ser humano, desde el buen trato del especialista, acompañado de un estudio profundo de la enfermedad para que luego en su entrada triunfal remataran ellas a cualquier dolencia.

Hablemos claro, si la medicina es un derecho de cada cubano y con orgullo empinamos esa bandera al mundo entero como se explica que se necesita una buena recomendación o en buen cubano “un padrino que te bautice” para recibir una esmerada atención en los hospitales e ir además acompañado de una bolsa con detalles que estimulen los sentidos de los médicos. Debes esmerarte en el vestir o el trato será pésimo, sin calidad, como le ha ocurrido a muchos que no gozan de los beneficios de una buena economía.

Hasta cuándo vamos a seguir con la falsa de la buena atención médica y que la falta de medicamentos es culpa del bloqueo. No seamos parte de eso y enfrentemos la mentira que llevamos sosteniendo más 58 años con los cubanos y el resto del mundo. ¿Hasta cuándo?

Rate This Article
Author

Joven de Bayamo. Miembro del Centro de Estudios para el Desarrollo Local (CEDEL).

ama@aulasabiertas.net

No Comments

Leave A Comment