HomeAulas AbiertasArtículoHistoria de un joven bayamés en Perú
Historia de un joven bayamés en Perú - imagen

Historia de un joven bayamés en Perú

Se viven tiempos de cambios sustanciales dentro de la pequeña isla de Cuba. La llegada de una nueva etapa de lucha revolucionaria se hace cada vez más evidente, y no precisamente hacia lo que ya se ha vivenciado en manos de gente que en nombre de una revolución se han convertido en viles tiranos y traidores de los sueños de los héroes pasados de la nación. Revolución es cambio; es búsqueda de un ideal; es luchar de forma unida entre compatriotas, que es decir entre hijos de una misma tierra. Eso que hoy defiendo es lo que desde hace poco más de 10 años he venido haciendo, para salvar a mi tierra cubana de los caprichos de un régimen; unido a gente valerosa que no es reconocida por el gobierno en el poder.

Soy un joven psicólogo de 29 años de edad, natural de la ciudad de Bayamo de la provincia de Granma, que tuvo la oportunidad de ser consecuente con mis ideas y me uní en lucha a otros coetáneos en una plataforma social conocida como Juventud Activa Cuba Unida (JACU), que reúne a muchos jóvenes cubanos que como yo luchan pacíficamente por ver a una Cuba libre. Para los que me comprenden y llegan a ser empáticos conmigo sencillamente soy: un luchador, un soñador, un emprendedor; en tanto, para los que me critican, o simplemente defienden ciegamente la continuidad de una tiranía dinástica soy: un mercenario, un gusano, o peor aún, un vende patria. No me importan los adjetivos que los enemigos inventen o sientan respecto a mi; lo importante en todo caso es lo que hago hoy y lo que en mi opinión considero más justo y correcto para mi país.

Recientemente tuve el placer de participar en un curso desarrollado en la hermosa ciudad de Lima, la capital peruana. Allí fui atendido, de forma hospitalaria, por jóvenes amigos de la causa que defiendo, pertenecientes al Instituto para la Libertad (IPL).. Nunca pensé que podían existir personas en el mundo tan preocupadas y ocupadas por la lucha que se sostiene en mi Cuba querida. Eso me conmovió y me dio fuerzas para continuar mi tarea dentro de mi país.

Puedo decir con confianza que la labor que realiza IPL es una obra humanitaria, ya que lucha de forma unida junto a muchos cubanos que constituimos la oposición de gobierno, por la causa en la que millones de cubanos estamos sufriendo la arrogancia y el sueño utópico de equidad de unos locos en el poder. Durante mi visita fue para mí conmovedor ver el comercio peruano en Gamarra. De igual manera creó en mi satisfacción el trato amable y respetuoso de las personas que prestan servicios públicos: los taxistas de UBER, el personal del hotel, los cambistas de Miraflores, el personal del centro comercial METRO, etc.; cosa que, en Cuba, en la mayoría de los casos no vemos, debido a la mala educación, el bajo control del personal, entre otros factores que se conjugan para que el trato al cliente sea considerado de los peores, excepto en las zonas de atención prioritaria al turista.

En realidad, no era mi primera salida al extranjero, pues antes había tenido el placer de visitar la hermosa ciudad de Miami. Aunque no puedo negar que la visita a Lima la percibí mejor, ya que llegué a establecer un clima de confianza y naturalidad con los organizadores del evento y con los colegas cubanos que me acompañaron. Excelente la opinión que tengo respecto a los profesores que invitó IPL, pues actuaron con muchísima profesionalidad, demostrando entrega pedagógica y conocimiento de los temas que se abordaron. De igual modo me siento agradecido por el encuentro con un experto de un organismo internacional, especialista en temas de juventud porque nos brindó todo el apoyo y la orientación necesarios para el trabajo que realizamos en Cuba.

Finalmente quiero hacer referencia y dejar saber el buen ambiente de amistad que generó esa visita, puesto que no solo sirvió para unirnos entre cubanos y peruanos en pos de la lucha por la liberación de la nación cubana; sino que además creó las bases para la continuidad de la amistad entre los tres participantes cubanos, quienes en Cuba estamos separados por la distancia existente entre cada una de nuestras provincias de origen. Este curso nos proyectó tareas en común y posibilitó el fortalecimiento de la lucha que se ha estado llevando a cabo en la isla, por el logro de la tan deseada transición política que conduzca al triunfo de la democracia y los derechos humanos en Cuba.

Rate This Article

Licenciado en Psicología General. Egresado de la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba en 2014. Joven de Granma, miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), pertenece al equipo de formadores y en la organización es responsable de investigación.

ivanrene41287@gmail.com

No Comments

Leave A Comment