HomeAulas AbiertasArtículoNi los universitarios escapan
Ni los universitarios escapan - imagen

Ni los universitarios escapan

Un grupo de jóvenes estudiantes de la Facultad de Estomatología de la Universidad de La Habana asistió el pasado jueves 15 de junio a la Embajada de los Estados Unidos. Su objetivo, recibir “on line” conocimientos relacionados con los estudios que cursan.

Por el número de ellos, alrededor de quince, es comprensible que su asistencia a la sede diplomática fuera consentida, cuando no orientada por su centro de estudios superiores en coordinación con la Embajada Americana.

Pero hasta ahí funcionó la relación, desde todo punto de vista favorecedora para los futuros profesionales y la salud pública cubana. A pocas cuadras del centro donde radican las salas de navegación, a ocho de estos estudiantes en uniforme, los esperaba poco después de las 4 p.m. un auto patrulla de la Policía Nacional en la intersección de las calles M y Línea. Fueron interrogados en plena vía pública y sus datos personales quedaron registrados en una hoja de papel que llenaba una mujer policía mientras el otro miembro de la tripulación informaba por radio a alguien que en ese preciso momento dos opositores estaban siendo testigos del hecho.

No es usual que los agentes de la Policía Nacional detengan a estudiantes uniformados e incluso ni a los mismos opositores del régimen si no reciben la orden del Departamento de Seguridad del Estado. Es evidente que detrás de la detención de este grupo de jóvenes estudiantes de Estomatología, se encuentran las manos peludas del G-2 cubano infundiendo terror a los jóvenes que se atreven a asistir a la Embajada norteamericana para conectarse a Internet en las salas de navegación.

No importa que su centro de estudios los haya autorizado o que exista algún tipo de convenio al respecto entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos para beneficiar a estudiantes de la isla. El gobierno represor y lleno de miedos no permite que jóvenes considerados de su propiedad, puedan acceder a otras fuentes de conocimientos por temor a que se contaminen con el bichito de la libertad.

La apertura de Obama los puso demasiado nerviosos, tantas sonrisas, promesas y buen trato hicieron al gobierno cubano recogerse aún más en sí mismo como un caracol y endurecerse hacia lo interno, ahora con las medidas anunciadas por Trump seguirán cerrados igual porque las relaciones del gobierno cubano con el pueblo de la isla no dependen de que en Estados Unidos gobierne un demócrata simpático o un republicano con mal genio para los dictadores.

La libertad de los cubanos no depende del gobierno norteamericano sino de la incapacidad de un sistema totalitario para permitir, escuchar y dar respuesta a las demandas de su propio pueblo. El gobierno cubano seguirá siendo una dictadura inescrupulosa hasta que su propia ineficiencia lo derrumbe o el pueblo tome conciencia de lo indigno de su situación y se lance a reclamar la libertad que le pertenece.

Mientras eso no ocurra, la policía detendrá estudiantes en la vía pública, los amenazará y llegado el caso los golpeará y encarcelará alegando la sacrosanta defensa de nuestro nacional socialismo, perdón, del socialismo nacional.

 

Rate This Article

Abogado y periodista independiente, miembro de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes. Director del Centro para el Análisis de Políticas Públicas Libertad y Desarrollo. Escribe para el Diario de Cuba. Participó como candidato a delegados (concejales) en las elecciones municipales del Poder Popular en el 2015.

puchochaviano@hotmail.com

No Comments

Leave A Comment