HomeAulas AbiertasArtículoRetos y desafíos de la juventud cubana
jovenes

Retos y desafíos de la juventud cubana

El contexto cubano actual requiere de jóvenes capaces de realizar cambios sociales significativos en la sociedad, que con mayor nivel de empoderamiento deben motivar la transformación del inmovilismo político que existe en la isla caribeña. Por esta razón, debemos de nutrirnos de información sobre la actualidad cubana tanto del ámbito político, económico y social, además de realizar reflexiones que nos permitan discernir en que sectores de la sociedad son necesarios realizar cambios.

Las organizaciones politizadas por más de 50 años han demostrado su incapacidad para dirigirnos, además de ser excluyentes porque no reconocen ni permiten la participación de jóvenes que abogan por un cambio. Se esconden detrás de banderas y consignas que no son portadoras de los verdaderos intereses y preocupaciones que hoy atañan a la juventud. Por otro lado, los jóvenes de hoy se manifiestan apolíticos en todos los procesos. Muestran su incertidumbre y su desmotivación. No existen programas que permitan un emprendimiento juvenil, y los movimientos culturales que se desprenden de estas organizaciones tienen un fin político muy alejado de los intereses reales que demandan estos tiempos.

Próximamente estaremos en elecciones en Cuba. Una vez más, su pueblo estará imposibilitado de decidir su destino. Los jóvenes debemos tomar el protagonismo y abogar por un proceso verdaderamente democrático. Nos corresponde empoderarnos para realizar una transición que permita hacer los cambios sociales y económicos. La voz de nuestra verdadera sociedad civil debe reconocerse y no seguir permitiendo que una minoría exprese la supuesta satisfacción social cuando, realmente, nuestra opinión general es que el cambio se requiere de modo imprescindible. Alcemos nuestra voz por una nueva Cuba con verdaderas libertades democráticas.

Trabajar en función de transformar nuestra realidad es tarea de esta juventud renovadora, para asegurar un futuro justo y con una soberanía real. La voz del pueblo aclama cambios, transformaciones y líderes representativos.

La primera ley de nuestra república, como expresó José Martí, debía ser el culto a la dignidad plena del hombre. Un cubano no puede defender esa dignidad cuando se le niega su participación directa en las elecciones presidenciales. Dignidad es respeto a los derechos universales que nos hace libres para elegir y ser elegidos, que nos permite expresar la insatisfacción con un gobierno que nos ha mantenido aislados de los cambios globales. El régimen cubano engaña al mundo al mostrar las supuestas bondades sociales de la isla, cuando en realidad el gobierno solo manipula a la opinión pública. Es tarea de la juventud cambiar el destino de esta nación que aclama una verdadera democracia.

Rate This Article

Estudiante Universidad de la Facultad de Filosofía en Pinal del Rio, coordinadora provincial de la plataforma Juventud Activa Cuba Unida (Jacu) y miembro del frente femenino de la organización.

historiadepinar@gmail.com

No Comments

Leave A Comment