HomeAulas AbiertasArtículoFrenar la violencia en Cuba no es prioridad
Frenar la violencia no es una prioridad - imagen

Frenar la violencia en Cuba no es prioridad

Por estos días los actos violentos en las calles santiagueras han sembrado el pánico y la inseguridad en la población. Sin embargo, ningún medio oficial ha publicado estos sucesos, protagonizados en su mayoría precisamente por jóvenes, siendo estos tanto victimarios y víctimas.

Sin más opciones, la juventud, por ejemplo, emplea su tiempo libre en actividades negativas para la sociedad como el alcohol, las drogas y la violencia.

En Cuba los medios de comunicación con frecuencia promocionan centros de recreación “asequibles” para cualquier trabajador cubano. Sin embargo, acceder a estos es prácticamente imposible, nunca hay capacidades ni, aunque se intente reservar con meses de antelación, todo se queda en propaganda. Otros, son hoteles, restaurantes, discotecas o campismos, que ni en los sueños de los cubanos se hace posible asistir.

En fin, el país carece de espacios recreativos públicos, sobre todo en las provincias orientales. Siendo las únicas alternativas zonas abiertas donde el gobierno vende grandes cantidades de bebidas alcohólicas y sin temor a equivocarme, cada actividad de este tipo deja un saldo de no menos de 2 muertos y algunos heridos.

Estos no son casos aislados, año tras año en el mes de julio, por ejemplo, los llamados “carnavales santiagueros” dejan varias decenas de muertos. Según nos comenta una enfermera del hospital provincial Saturnino Lora, que prefirió el anonimato, esos 7 días festivos son extremadamente agotadores, llegan casos uno detrás de otro con heridas propinadas por armas como punzones, cuchillos, machetes, navajas o botellas de cristal.

A las autoridades no parece importar esta situación, y mientras el régimen fanfarronea sobre la seguridad en las calles cubanas, el pueblo cada vez siente más temor de salir a lugares festivos abiertos, o caminar un fin de semana luego de las 9:00 p.m.

En los centros educacionales castristas como parte de la asignatura, adoctrinamiento político, que se imparte a los alumnos desde 1959, se les explica a los alumnos desde la primera enseñanza que, Cuba es el país más seguro del mundo, y que, en países como Estados Unidos, las personas no salen a las calles por temor a ser asesinadas.

Ciertamente en Cuba no está legalizada la tenencia de armas de fuego, algo muy positivo, pero esto no significa una limitante para que no ocurran constantemente hechos violentos.

Con el uso de las nuevas tecnologías, es muy frecuente que circulen imágenes de cabezas cortadas, personas violadas sexualmente u otras muy siniestras, sin embargo, en el noticiero de la televisión cubana, solo reportan uno que otro accidente de tránsito.

Lo más espantoso no es el silencio, a fin de cuentas, es evidente que todo lo que a su imagen de “tierra de redención” afecta, ellos lo sepultan, tampoco se toman medidas para frenar la violencia que se ha desatado en las calles cubanas, y que al parecer muchos de los que la practican ven en ella, un mérito.

Las autoridades realmente no están pendientes si fiestas públicas como la “noche santiaguera” promovida por el gobierno o fiestas callejeras, traen violencia y sangre, aun así, se siguen realizando.

El régimen no solo mantiene al pueblo sumido en una profunda miseria, pensando que alimentos va a llevar a su mesa, sino que se entretiene, con circo, bebidas alcohólicas y música porque pan y comida no hay.

Lo más triste es que gran parte de la población cubana solo visualiza dos opciones, emigrar o quedarse a vivir sumergido en el boom de las pandillas, la farándula o doblegarse y servir a un régimen que les explota.

La Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) ha logrado en estos 5 años y medio atraer varios centenares de cubanos, mostrándoles una tercera opción, la lucha pacífica. Esto se ha conseguido a través de conferencias sobre derechos humanos, democracia, y métodos de lucha no violenta. Con ello, se ha logrado generar conocimientos nuevos, ampliar sus capacidades para razonar y analizar.

Nuestro principal objetivo es canalizar las ansias de cambio y alentar a la juventud y a la población en general a optar no por la violencia, las drogas o la emigración, sino por la lucha no violenta dentro de la isla, porque solo unidos, con fuerza y fe podremos construir una Cuba de justicia, de prosperidad, una Cuba segura para el bien de todos los cubanos, como la soñó nuestro apóstol José Martí.

Rate This Article

Joven activista del Frente Juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), editora audiovisual, periodista independiente, y coordinadora del Proyecto “Cuba Tweets Joven” y facilitadora de varios proyectos que desarrolla su organización.

yasmanyantonio20112014@gmail.com

No Comments

Leave A Comment