HomeAulas AbiertasArtículoPensando en 18: elecciones en Cuba
Pensando en 18 - imagen

Pensando en 18: elecciones en Cuba

Mucho se comenta entre los habitantes de este país caribeño, las elecciones que han de desarrollarse en Cuba, en el 2018 próximo. Aunque parezca una ironía del destino, mucho se reflexiona en torno a este tema, precisamente porque el actual gobernante ha decidido no continuar como cabeza de gobierno para los próximos años; gobierno que le legó su hermano, y quien pretende entregar a las generaciones más nuevas. ¿Pero, hasta qué punto podemos creer en esa decisión?  será acaso la oportunidad de las generaciones más jóvenes de decidir definitivamente sobre lo que consideran mejor para su país? Y aun siendo positivas esas afirmaciones; ¿qué significaría el mandato en Cuba de una persona de apellido diferente al hasta hoy existente?, ¿será elegida esa persona de manera democrática en elecciones populares y plurales? ¿responderá al llamado popular de un cambio necesario en la política de estado, cuyo anclaje histórico está sujeta a la obsoleta ideología marxista? Habría que darle tiempo al tiempo, como decimos en el argot popular cubano, para ver qué es lo que sucederá.

Aun así, creo que es una muy buena oportunidad de alzar nuestra voz. Varios son los opositores del régimen que consideran que lo que sucederá es una farsa enmascarada de elecciones democráticas. Sabemos que en Cuba no acontece una elección popular desde hace mucho tiempo atrás, que esté marcada por la democracia verdadera y más conveniente. Si considero que debe de ser ese momento el inicio del largo proceso que sin siquiera proponérselo debe dar al traste con la democratización definitiva de la sociedad y nación cubana. También pienso que esta sería una buena oportunidad para colarnos en la próxima farsa democracia cubana, y a partir de entonces crear las pautas básicas para una futura apertura democrática que responda a nuestros intereses de transformación. No debe entenderse con esto que la oposición cubana se haga amiga de la tiranía; sino que se deben agotar los propios canales legales existentes para luego aspirar al cumplimiento de nuestro objeto meta.

El pueblo cubano nunca debe vernos a nosotros los opositores como sus enemigos; al contrario, debe verse reflejados en nosotros y hacer de esta fecha la oportunidad de aliarse a cada uno de nosotros para liberarse. Debe ver en nosotros a compatriotas decentes, cultos, cuyos propósitos son hacer el bien ciudadano por medio del liderazgo político que contrarresta las ofertas gubernamentales que los sucumben.

Pienso que ha de considerarse esta fecha del 2018 como algo alegre, ya que es la salida del poder de una generación brutal; y a la vez la entrada de gente joven, a la que lógicamente hay que exigirle nuestros derechos ciudadanos de organización, libertad de expresión, de sindicalización, etc. Muchas organizaciones de la oposición cubana son reacias a participar en lo que debe ocurrir en Cuba para el 2018; yo particularmente respeto sus posturas y hasta las entiendo en parte, pero a la vez considero que debemos tomar parte del asunto y hacernos sentir. De esta manera podemos darnos a conocer públicamente y no pasamos como transparentes o inexistentes. Considero que actuando de esta manera; acogiéndonos a las propias leyes de los que nos tratan de apartar de la vida socio-política nacional, es una manera de hacerles frente de una forma inteligente y legal.

Rate This Article

Licenciado en Psicología General. Egresado de la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba en 2014. Joven de Granma, miembro de Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), pertenece al equipo de formadores y en la organización es responsable de investigación.

ivanrene41287@gmail.com

No Comments

Leave A Comment